LA PARODIA CELESTIAL: EL MITO DE PERSEO Y ANDRÓMEDA

Érase una vez que no se era un rey llamado Acrisio adicto a los 906 y a los teletiendas. Un día a las 4 am meridian mientras pensaba si comprarse una pulsera Power Balance, le dió por llamar a un programa de videntes conocido como el Oráculo de Delfos. Él al principio pensó, "Yo no soy un elfo, pero quizás me adivine el futuro" y llamó a 1.23€ el minuto y 1.45€ el establecimiento de llamada impuestos indirectos no incluidos.
El oráculo, que era una negra que hacía galletas en directo, después de terminar la anterior llamada que había hecho un tal Neo y un tal Morfeo sobre no sé que mundo ficticio llamado Mátrix, habló con el rey de Argos.
-Acrisio hijo mío, vaya putada de nombre, el futuro no sé, pero el pasado ha tenido que ser muy dificil. Con lo crueles que son los niños con esas cosas.

-Si, los niños se metían conmigo y.... ¡Eh! ¡Que yo he venido a hablar de mi libro! perdón, que quiero saber cómo voy a morir.
-Pues mira corazón, las galletas -después de barajarlas un rato- son muy claras.
-¿Sí y que dicen?
-No, que son muy claras, tendré que hornearlas más.
Después de 12 minutos a 150ºC las galletas estaban perfectas para adivinar el futuro de Acrisio.
-Vas a morir a manos de tu padre.
-Pero si mi padre está muerto hace años.
-¿Padre?.. humm... quería decir nieto, eso nieto. Tu nieto es un hijo puta.
-Pero si yo no tengo nieto.
-Pero tienes hijos o los vas a tener ¿no?
-Ostias, mi hija de 6 años va a tener un niño que me va a matar. Castigada sin salir por megazorra, pero zorra zorra ¡eh!

Entonces Acrisio para que su hija megaputón verbenero de 6 años, (la chiquilla, que dolor de ella joé), no se pudiese quedar preñadita, y como las ligaduras de trompas no se vendían por teletienda, la encerró de por vida en una cámara subterránea a la que no podría acceder ningún varón. Claro, el dijo varón, pero de condes, duques, marqueses y dioses no dijo nada. Por lo que cuando Zeus se coló por allí le dejaron pasar. Y la chiquilla después de 20 años de sequía cojió a Zeus por banda y le dió poca. Y otra cosa no, pero Zeus era fértil de cojones, porque su esperma era del divino pepino.

Así que Dánae la muy inmerecidamente llamada guarra, puerca y asquerosa Puaj! golfa golfa cierrabares, fue hechada de casa por Acrisio. Y le dejó el yate pequeño de las vacaciones, que no tenía ni tele por cable ni nada. Así a la deriva, y habiendo parido ya a Perseo, llegó a un pueblo marinero donde fueron cuidados por Dictis (¿tu que dictis?), un marinero y su esposa y criados sin tocamientos porque en aquellos tiempos no existían los curas.

Polidectes, se quería tirar a Dánae, en postura de perrito, según él, pero sin acritud, sin darle golpes en el trasero ni nada, sólo penetración. Pero Perseo, llamado así por su PERSistencia, era un niño muuuuu cansino, que no dejaba a su madre fornicara a lo fosterrier, y Polidectes (poli=muchos y dectes=dedos) era un pulpo.

Polidectes ideó un plan mu tonto, pero que mu tonto, para tirarse a Dánae (Dánae= Danone, de ahí el está mas güena que un danone) que consistía en casarse con otra piba llamada Hipodamia (hipodamia= hipopótama). Y puso la lista de bodas en El Corte Griego, pidiendo batidoras, cafeteras expresso y esas cosas. Pero a Perseo le tocó casualmente la cabeza de una gorgona llamada Medusa que convertía a la peña en piedra con sólo mirarla.
-¿No lo puedo cambiar por la tostadora no?-dijo Perseo, mientras Polidectes se frotaba las manos, pensando en que se iba a quitar de en medio al cansino de Perseo.
Pero Perseo, que era mu cansino, fue a buscar a Medusa y cuando la tuvo delante vio que era fea de cojones. Los pelos eran de serpiente y los dientes picados como de cochino-jabalín.
-Te voy a convertir en piedra niñato, que te crees mu shulito porque eres hijo de Zeus.
-¡oh no! ahora me quitará mi pin del Cádiz.
-¿Tu que tiene un pin del Cai? No vea si ere tu valiente shurra. ¿Me deha verlo pisha?-Se me olvidaba decir que Medusa era del Barrio de las Viñas de Cádiz, por eso en la Playa Vitoria hay tantas medusas.
-Bueno, míralo, pero luego me lo devuelves.
Medusa miró el pin del Cai y estaba reluciente e impoluto, tanto que se reflejó en él y se convirtió ella misma en piedra, pero en "piedra ostionera".
-Me cago en los peces de colores y en las guerras intergalácticas granuja, que me has engañao, no era del Cadi, era del Jerez -y en ese momento quedó petrificada.

Perseo le cortó la cabeza y se la metió en un saco rumbo a su casa. No sin ántes convertir al gigante Átlas en piedra usando la cabeza de Medusa porque le llamó cabrón en un semáforo por un paso de pegasos que se había saltado. Le cojió el gusto a eso de convertir a gente en piedra y cuando vió a una rubia to potentona amarrada a un acantilado pensó " Ésta es la mía".
-Niña tu ¿como te llamas? ¿Estudias o trabajas?
-Soy Andrómeda, hija de Casiopea, la de los relojes Casio. ¿Que no me conoces? ¿Tu no viste los guerreros del Zodiaco? Vaya mierda de infancia.
-Mira guapa, que estás amarrada, que ahora mismo con mi mecanismo te puedo violetear y aquí no se entera nadie.
En ese momento emergió desde las profundidades marinas un obeso y repugnante bicho muuu grande como Paquirrín pero mas feo.
-¿Que hase tú con la rubia? que es mi novia.
-¿Tu que habla bisho? La rubia se viene con el nene.
-Te voy a tocá la cara shaval. Que soy Cetus Cojones (cetáceo= ballena)
-Enga ya, si a ti no te quieren ni el Zodiaco, que pusieron a todos los signos menos a tí, por feo.
-Eso fue porque como eran 12 meses, 13 signos quedaba mal, fue marketing me dijeron.
-Que te dieron coba, que ere mu tonto.
-Yo me voy a cagá en tu calavera. Que te saco la faca y te tiro las azaduras a un canasto.
-Tu a mi me va a comé el rabo de mi pegaso.
Entonces sacó la cabeza de Medusa y lo convirtió en piedra, pa que se iba a andar con tonterías.
-Gracias Per, -dijo Andrómeda intentando abrazarlo, pero como tenía los brazos atados con cadenas quedaba muy cómico forcejeando. Y se casó con Perseo despues de fornicar mucho mucho.

Luego, Perseo convirtió en piedra a un ejército entero y a un montón de peña, y con todo el mundo se hizo un ejército de Warhammer y los pintó como si fueran orcos, pero no ganaba a nadie en ningún torneo de la WhiteDarf.

Polidectes cuando vió que le había traido lo que pidió en la lista de bodas pues se hizo caquita y dejó a la madre en paz. Y es que no es plan de hacerle la puñeta al hijo de un dios que convierte a to cristo en piedra a la primera de cambios.

Se celebraron unos juegos olímpicos y Perseo se presentó como lanzador de disco, y al que le ganara lo convertía en piedra por lo que todo el mundo se dejaba. Así llegó a la final y amenazó a los jueces que como no le dejasen lanzar desde 40 metros mas adelante los convertía en piedra. Y es que Perseo era un cansino como hemos dicho. Le dejaron y lanzó el disco tan lejos que llegó al público y le dio en la cabeza a un hombre y lo mató.
-¡Ups! ¿he sido yooooooo? Pobre hombre, para uno que no quiero matar. ¡Ostias es mi abuelo Acrisio!
-Me voy a cagar en tu madre que es mi hija -y expiró, pero expirar de morir, no como las tarjetas de crédito que te dan otra, sino muerto muerto pa siempre.
Y así fue como mató a su abuelo el muy hijo de Zeus y se cumplió la profecía del Oráculo de Delfos.

2 comentarios:

laura dijo...

jajajaja,me parece que esto es un mix de todas las tonterías que sueles decir pero hiladas con un guión en este caso el mito de Perseo y Andrómeda mu gracioso y mu bien contao

Larry dijo...

Pero nos has dejado con la duda de si al final polidectes le hizo el foki foki a la madre jamona de Perseo.

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...