A MI ME DABAN DOS

Dos ostias como panes si le levantaba la voz a un adulto cuando me decía que no pegara pelotazos en su ventana. Y es que los niños ántes jugábamos al fútbol en la calle, y no en la Play. Teníamos todos los coches de los vecinos abollados y las paredes y la ropa tendida, porque no había secadoras, llenas de hexágonos y pentágonos, porque los balones no eran como el Jabulani que tiene menos costuras que el taparrabos de tarzán. Hasta que salía el vecino de turno y te decía que te iba a rajar el balón con un cuchillo, en ese momento cogíamos el balón corriendo y nos escondíamos a esperar a que se le pasara o hasta que nos dijeran lo mismo en la plazoleta de al lado.

Los petardos despertaban al vecino que dormía en la terraza, que ántes se le llamaba "cierro", y te pegaba cuatro chillidos acordándose de tus abuelos que todavía vivían. Con los globos de agua ensuciábamos el seiscientos supercuidado e impecable que tenían nuestros vecinos los cincuentones sin hijos que nos daban caramelos o nos pagaban 50 ptas. si le ayudábamos a subir las bolsas del Pryca y nos dejábamos pellizcar los mofletes por su señora mientras el caniche mimado nos ladraba.

Disparábamos piedrecitas a las latas con anillas que se partían al abrirlas con el "tirapeos", que no era otra cosa que un globo atado al gollete cortado de una botella de coca cola de 2l de las que tenía la base con un plástico negro, que usábamos como recipiente para guardar los cangrejitos que cojíamos en la playa cuando nos íbamos a "mariscar" con aquellas chanclas de goma que quedaban incómodamente amarradas al tobillo con una hevilla metálica que siempre se oxidaba.

Éramos unos incordios. Pero esos vecinos de 50 que ahora tienen 70 años añoran nuestros petardos, porque han sido cambiados por otros "petardos" mas dañinos que se fuman los críos con la misma edad que teníamos nosotros. Ahora son ellos los que se esconden tras sus ventanas mientras los niñatos se cuelgan de ellas y el ruido de aquellos petardos quedan cubiertos por el ensordecedor estruendo de las motos tuneadas. Ya no hace falta que se ofrezcan a darles 50 ptas. porque ya no hay pesetas, no le van a ayudar a subir las bolsas y serán ellos los que se las pidan bajo amenaza de ese cuchillo con el que nos iban a pinchar el balón. Los únicos gritos que se escuchan, los rebuznos, con perdón de los burros, de los mal nacidos, perdón, mal criados.
Si el vecino pellizca los mofletes del kinki, se las verá con él en el juicio por maltrato, o mucho peor, por pederastria. E irán con él todos sus amigos kinkis, a decir que el viejo le tocaba la pilila, perdón, el rabo, o que no saben donde está el cadaver de Marta del Castillo.

Son mas grandes, corpulentos, van a gimnasios, llevan peinados de guerra y no manejan la lanza para cazar mamuts porque sus padres les dan toda la carne que necesitan. Las pinturas rupestres la hacen en forma de grafitis con lindezas como "Yeni te kiero", "Biba el Barza" o "Zapatero asecino" (esto es verídico). Pero aunque te saquen tres cabezas y sean tercer dan de Taekwondo, son menores, y por lo tanto personitas indefensas que necesitan un orientador y un psicólogo. Y precisamente son tan grandes porque a ellos les daban dos, que pena que no les dieran cuatro bien dadas.

3 comentarios:

Larry dijo...

Todavía me acuerdo de Curro (el jardinero) cada vez que sacaba su navaja de Albacete y montaba un show con el tango Adidas de mi amigo Nacho gritando: -Que sus lo rajo como me piseis el verde otra vez.

Muy buena la entrada.

mcmaicky dijo...

Ostias yo tambien tenía un tango adidas de la Uefa del 88 que nos regaló un utillero del Badajoz que nos vió jugando en la calle con un balón roto. Lo compartíamos mi colega y yo, nos lo quedábamos una semana cada uno y no podíamos usarlo el uno sin el otro. ¡que recuerdos!

Plankt0ne1 dijo...

yo, aunque nacido en el 85, tengo el honor de considerarme de aquella especie de niño hispanicus andalusiensis que aun se divertia en la calle...en el Poblado Naval solo habia calles, pistas de futbol y campo, mucho campo...

mis primos pequeños de ciudad estan acarajotaos: entre el Pocoyo, Bob Esponja y los Pokemon no se que va a ser de ellos...que ha sido de Marco, Oliver y Benji, Mazinger Z, Parchis, Verano azul...? bueno paro ya que me pongo nostalgico...

Grande el tirapeos, en mi barrio el tirahuevos...pero lo que mas echo de menos, aparte de las BMX y las HB de cross, era hacer cabinas de avion en cajas de carton sobre un monopatin, rellenear la caja con todos los niños que cabieses y tirarse por la cuesta mas empinada que encontrasemos...para terminar haciendo cabañas y guerras territoriales con los clanes de niños vecinos...

ay, que recuerdos

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...